Un total de 135 personas de Conafor, Protección Civil y Brigadas Rurales, participaron en las brigadas  contra los tres intensos incendios que fueron ya controlados luego de casi 15 días de combate en la región del Altiplano.

De acuerdo al reporte emitido por la Comisión Nacional Forestal, esos incendios consumieron al menos un total 700 hectáreas entre hojarasca, hierba y arbusto.

En el balance de pérdidas, se señala que son 660 hectáreas de arbusto consumidas por el fuego, 20 de hojarasca y 20 más de hierba, en áreas de forestación de Bustamante, Tula y Miquihuana.

La misiva indica, que el primer incendio se registró en el ejido el Sauz en el municipio de Tula donde participaron 76 elementos quienes entre sus tareas para abatir el siniestro abrieron brechas contrafuego.

Otros 49 personas, participaron en el segundo incendio registrado en el ejido El Caracol de Álvarez en el municipio de Bustamante.

Mientras que en el ejido Estanque de los Walle en Miquihuana, se registró el tercer incendio el día 13 de abril, que consumió 583 hectáreas de superficie forestal, donde para controlarlo, se unió el esfuerzo de 10 elementos que recurrieron al respaldo de un helicóptero de la Comisión Nacional del Agua.

Al total de acciones de apoyo de los grupos que participaron, se suman dos brigadas oficiales de la CONAFOR de San Luis Potosí e Hidalgo y el helicóptero de Tamaulipas, que se hizo cargo del traslado de los elementos de combate.

Y se contó con dos vehículos, un tanque con capacidad de ocho mil litros de agua, dos pipas de la Comisión Estatal del Agua, que suministraron el vital líquido que se requirió para el control de esos incendios.