El ex presidente de la Confederación Nacional de Ganadería, César González Quiroga, admitió que la sequía y los precios bajos de la carne están afectando a la mayoría de los productores del norte del país, en particular, Tamaulipas.

El también ex diputado federal y presidente de la Unión Ganadera de Nuevo León, expuso que a comparación del año pasado el precio de la carne por animal era de más de cien pesos.

“Y ahora está en cincuenta y dos pesos, claro que estos precios están basados en los precios de los Estados Unidos, quien es nuestro mejor y principal cliente de exportación de bovinos”, aseveró.

Indicó que ante la sequía, están tomando medidas extremas para evitar mortandad de ganado, como es el separar a los becerros entre cinco y seis meses de edad de la vaca, y así evitar el desgaste físico del animal.